Month: January 2013

2. Utopia: Jesus Christ!

UtopiaSolo he visto dos capítulos de esta serie británica (los que han salido, ni más ni menos) pero ya estoy en estado de shock. Me pasó algo similar con The Shadow Line, otro serión británico de los que te dejan con la boca abierta y repitiendo el Jesus Christ tras  las escenas más truculentas.

Pero Utopia es una evolución, para mí, de la anterior. Tiene una trama algo más sencilla de entender, aunque las tramas sencillas no son la especialidad de las series británicas, por eso me chiflan.

Como The Shadow Line, Utopia cuida la estética, lo que pasa fuera de plana, los silencios, lo que no vemos y lo que vemos, con la misma fuerza, generando en el espectador, vamos, en mí, no voy a generalizar, una ansiedad de esas conocidas como “ansiedad del copón”. De hecho, después de terminar ayer el segundo episodio tuve que ponerme uno de Portlandia para compensar y poder dormirme algo menos preocupada.

El argumento es de traca: un grupo de fans de un cómic (o mejor dicho, novela gráfica) llamado Utopia Experiments se conocen a través de un foro de Internet, y a ellos, cuatro simpáticos personajillos entre los que vemos a Curtis de Misfists, les empezará a pasar de todo de la mano de una pareja muy peculiar, uno de ellos el maromo del cartel, que yo cada vez que le veo me pongo a sudar…

Y sudo mucho porque en ésta y otras series británicas muere hasta el apuntador, tenga el rol que tenga (mira, como en los libros de George R R Martin) y los que parecen buenos no lo son tanto, y el malo de turno te mola más que ningún otro… Es un poco momento “confusión” pero la mezcla de personajes tarados, situaciones surrealistas llenas de planos imposibles, asesinatos imaginativos en los que no sabes si apartar la mirada o no quitarla para no perderte ni un detalle y una música hipnótica y muy adictiva eran lo que me faltaba para declarar mi amor total, incondicional y devoto a las series de nuestros vecinos.

Por cierto que para aumentar mi ansiedad tenía que estar el imprescindible Stephen Rea. Este tío, que también estaba en The Shadow Line, como no, es un “mostruo” como diría Rosario. Te está sonriendo pacíficamente, ahí, apoltronado en su sillón de tipo poderoso, cuando de repente hace una mueca y te hiela la sangre. Una pieza más de un puzzle de personajes retorcidos y siniestros que, francamente, me tiene obsesionada.

Le auguro a Utopia una vida corta pero legen-dary, al menos en mi pantalla.

Se lo recomiendo a frikis tarados como yo, mentes complicadas, amantes de Tarantino, del cómic apocalíptico y de la reina Isabel II.

Ah, que se me olvida poner una muestra de la BSO de un tipo llamado Cristobal Tapia de Veer:

1. Girls: una serie de chicas, para chicas

Girls de HBOHa empezado la segunda temporada de Girls. Esta serie, la cual, en su momento, me resistía a ver pensando que iba a ser un Gossip Girl en el lado salvaje de la vida, me sorprendió tanto que no puedo dejar de traerla aquí como mi primera cutre-reseña del año y del blog.

Como me ventilé entera la primera temporada en un plis hace unos días, cuando vi que ya estaban los dos primeros capítulos en el Eztv casi hiperventilo de alegría. Y es que no son muchas las alegrías que me da el Eztv últimamente….

Y así estaba yo, en mi fiesta privada por continuar la historia de estas chicas neoyorquinas normaluchas (feunas en el caso de la prota, gracias directores de casting) tan alejada de estereotipos y llena de sexo sin nada de glamour, cuando mi santo va y me dice que ha escuchado como otros tíos (y lo de tíos va sin acritud) despedazaban la serie sin ningún miramiento a mí se me cayó la mandíbula al suelo. Debo ser muy miope social, porque a mí me parecía cojonuda para todos los sexos, pero va a ser que no tengo ni idea de hombres y series, JA, zas en toda la boca.

Luego, reflexionando un poco, en la medida de mis limitadas condiciones, llegué a la conclusión de que, a lo mejor era cierto. A lo mejor la historia de cuatro chicas normales aunque con bastantes taras, ojo, no atrae a la masa masculina, aunque alguno conozco que sí le ha gustado. A lo mejor el hecho de que la protagonista sea rara de ver y con un cuerpo normal y no de póster de Interviú, o que los diálogos sean megarápidos y haya que estar muy atentos porque a veces te pierdes algo si no lo sigues con mucha atención, o que hablen de relaciones personales sin más hacen que no sea una serie para tíos. Pues mira, visto así, es cierto.

Pero a mí, que no soy tío, me gusta. Me encantan los diálogos confusos como la vida misma. Me cautiva la “normalidad” de Hannah, la prota, que no tiene tetas, tiene barriga y piernas ajamonadas, viste como el culo, y luce cuerpo como nadie, la tía. Me parto con la amiga judía, Shoshanna, un personaje único, tierno e imprescindible a pesar de ser secundaria. Y bueno, las otras dos amigas, las guapas,  son personajes curiosos, llenos de sorpresas y sus propios traumas, y también tienen su aquel , aunque me quedo con las otras dos.

De los personajes masculinos, destacar a Adam, el chulazo raruno de la prota fea. Tiene una voz y unos andares que ya le vale, y le conocemos como un dominatrix total en el catre, pero luego nos sorprende con un lado tierno, que claro, ahora lo veo, no puede gustar a los tíos. Ja.

Recomendable si eres tía, te gustan los personajes tarados y los diálogos rápidos.

No te la recomiendo si no eres tía. Si te gusta aún así, cuéntamelo, me gustará saber que existen excepciones.

Ah, la BSO mola mazo (me ha salido el espíritu indie que llevo dentro, perdónenme).