2. Utopia: Jesus Christ!

UtopiaSolo he visto dos capítulos de esta serie británica (los que han salido, ni más ni menos) pero ya estoy en estado de shock. Me pasó algo similar con The Shadow Line, otro serión británico de los que te dejan con la boca abierta y repitiendo el Jesus Christ tras  las escenas más truculentas.

Pero Utopia es una evolución, para mí, de la anterior. Tiene una trama algo más sencilla de entender, aunque las tramas sencillas no son la especialidad de las series británicas, por eso me chiflan.

Como The Shadow Line, Utopia cuida la estética, lo que pasa fuera de plana, los silencios, lo que no vemos y lo que vemos, con la misma fuerza, generando en el espectador, vamos, en mí, no voy a generalizar, una ansiedad de esas conocidas como “ansiedad del copón”. De hecho, después de terminar ayer el segundo episodio tuve que ponerme uno de Portlandia para compensar y poder dormirme algo menos preocupada.

El argumento es de traca: un grupo de fans de un cómic (o mejor dicho, novela gráfica) llamado Utopia Experiments se conocen a través de un foro de Internet, y a ellos, cuatro simpáticos personajillos entre los que vemos a Curtis de Misfists, les empezará a pasar de todo de la mano de una pareja muy peculiar, uno de ellos el maromo del cartel, que yo cada vez que le veo me pongo a sudar…

Y sudo mucho porque en ésta y otras series británicas muere hasta el apuntador, tenga el rol que tenga (mira, como en los libros de George R R Martin) y los que parecen buenos no lo son tanto, y el malo de turno te mola más que ningún otro… Es un poco momento “confusión” pero la mezcla de personajes tarados, situaciones surrealistas llenas de planos imposibles, asesinatos imaginativos en los que no sabes si apartar la mirada o no quitarla para no perderte ni un detalle y una música hipnótica y muy adictiva eran lo que me faltaba para declarar mi amor total, incondicional y devoto a las series de nuestros vecinos.

Por cierto que para aumentar mi ansiedad tenía que estar el imprescindible Stephen Rea. Este tío, que también estaba en The Shadow Line, como no, es un “mostruo” como diría Rosario. Te está sonriendo pacíficamente, ahí, apoltronado en su sillón de tipo poderoso, cuando de repente hace una mueca y te hiela la sangre. Una pieza más de un puzzle de personajes retorcidos y siniestros que, francamente, me tiene obsesionada.

Le auguro a Utopia una vida corta pero legen-dary, al menos en mi pantalla.

Se lo recomiendo a frikis tarados como yo, mentes complicadas, amantes de Tarantino, del cómic apocalíptico y de la reina Isabel II.

Ah, que se me olvida poner una muestra de la BSO de un tipo llamado Cristobal Tapia de Veer:

Advertisements

2 comments

  1. Aquí no. No. No. No. Demasiado esfuercito para mi cabezota. No sé. Muy friquina. El otro encantado con ella pero yo no pude ni centrarme un cuarto de hora.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s