Month: May 2013

8.Reseña invitada: Studio 60 by Blog de Madre

Studio 60Desconozco si es de buena educación o no reseñar una serie que fue cancelada nada más terminar su primera temporada, pero lo haré, emocionada y con la voz rota, porque creo que es la mayor injusticia desde que intentaron desahuciar a Chanquete de su barco.

 Studio 60 on the Sunset Strip es la última perla que Aaron Sorkin llevó a televisión. La serie, estrenada en 2006 y protagonizada por Matthew Perry (Friends) y Bradley Whitford (El ala oeste de la Casa Blanca) cuenta los pordentros de una popular y ficticia serie de sketches de comedia, algo tipo Saturday Night Live, mítico programa que ha servido como trampolín a miles de humoristas americanos.

Tras el caos que se desata cuando el director del programa se desmelena frente a las cámaras y suelta una retahíla de verdades incómodas, Matt Albie (Perry) antiguo jefe de guionistas del programa y Danny Tripp (Whitford) antiguo productor ejecutivo, regresan a Studio 60 para resucitarlo y devolverlo a los primeros puestos de audiencia. Debo admitir que Danny Tripp, sin llegar a ser ni por el forro prototipo de chulazo televisivo, llegó a enamorarme de tal manera que sopesé seriamente poner su foto en mi taquilla.

En el viaje les acompañan excelentes secundarios, entre los que destaca Amanda Peet (Syriana) en la piel de Jordan McDeere, presidenta de la cadena recién llegada, joven, lista y cañón, cuya historia de amor con Tripp es una de las más maravillosas y enigmáticas que he visto en mi vida. De ésas que empiezan despistadas y en un momento te explotan dentro, de ésas de reír y llorar todo a la vez, todo muy loco.

La serie no sólo pretende hacer reír, también vapulear en la medida de lo posible el entumecimiento de la sociedad americana frente a un monopolio televisivo más preocupado de ganar dinero que de ofrecer productos de calidad…. Mmmm no sé por qué me suena de algo todo esto… Entre medias, desencuentros amorosos, guerras de poder, prisas, egos inflados, drogas, religión, política y sexo, aderezado todo ello con planos secuencia de tal densidad y duración que terminan contándote tres historias y dos pares de chistes en minuto y medio. Una maravilla, señores. Se lo juro.

Es una pena que la NBC y el público americano no dieran una oportunidad a un gran argumento, lleno de historias que se trenzan a un ritmo perfecto, y a unos diálogos soberbios, de diez, de levantarte y aplaudir. Una pena que a ellos no les gustase, porque el resto del mundo se ha quedado sin más.

Grande Studio 60 y me importa un pito lo que diga la NBC.

Gracias, Madre.

Blog de Madre es sabia y es escribir con más referencias que yo, eso está claro. Por algo ella tiene libro en el mercado y yo me conformo con que me dé tiempo a abrir uno de vez en cuando. Así estamos… A mí Studio 60, regulín, el Perry no me cae muy allá y además parece que no acaba de cuajar, le acaban de cancelar su última serie (Go On)pero tiene momentos y personajes únicos, como descubrir al mítico Howard Wolowitz, o más bien al actor, fuera de Bing Bang Theory… Solo por eso, y por ver los entresijos de la tele americana, merece la pena. Aunque me gusta más The Newsroom, llámame nostálgica.

7. Juego de Tronos, o esa serie que no puedo dejar de ver…

Aunque por dentro esté sufriendo muchísimo porque ya sé lo que va a pasar después. Y claro, una que ya se ha leído todos los libros que ha escrito el buen orondo y barbudo señor Martin, ya sabe que lo que se acercan son desgracias. Y para quien menos te lo esperas.

Juego de TronosMe leí los libros como quien devora un paquete de donetes. O de filipinos blancos. Sin freno. Sin remordimientos. Sin calorías. Pasándome estaciones de metro. Un frenesí de muerte, dragones y banda sonora espectacular.

Y claro, cuando supe que habría serie, un escalofrío recorrió mi espina dorsal de fanática devoradora de libros. Porque, con la que había montado el autor, ¿qué pasaría si la cagaban en la serie? ¿Sería algo tan raruno y tan kitch como aquella película del Señor de los Anillos de hace miles de años antes de Peter Jackson?

Vamos, que lo que siempre pasa, cuando adoras una historia, te has enamorado de sus personajes y has vivido, y muerto, con ellos, y hasta le has puesto banda sonora… Cuando te dicen que hay peli, o serie, pues acojona. Y mucho.

Y con esta serie, qué voy a decir…

Que está muy bien hecha, salvo algunos detalles, sobre todo en la parte del muro, que no me convencen, quizás porque ya tenía hecha otra idea totalmente distinta en la cabeza. Y, por supuesto, molaba mucho más la mía. Y eso hace que la serie, aún siendo muy buena, nunca esté a la altura. Mala suerte.

Que no entiendo y no soporto que no sean estrictamente fieles a la historia. Cuando introducen algún cambio, me indigna, me enfada y me hace revolverme en mi sitio y empezar a musitar para mí misma o a mi santo, que no se los ha leído y que, por lo tanto, ni se inmuta: “así no es, ¡así no es! ¡eso no pasa en el libro! Pero, ¿esto qué es?” (léase con voz de Pepe Navarro encolerizado).

Que odio, ODIO, al actor que han elegido para Jon Snow, que casualmente es de los que menos me gustan en el libro.

Que las cejas de Danaerys me intrigan sobremanera, y en los planos en que aparece esa actriz toda mi duda es… ¿se las tiñe? ¿son postizas? Es de los que, en los libros, me aburre más, y en la serie, también. Aunque los dragones molan, eso sí.

Que el mayor acierto son los hermanos Lannister, con Tyrion a la cabeza, como el mejor, casi, casi, de la serie. Tiene un inglés exquisito y escucharle en versión original es un placer inconmensurable (relativizando, claro…)

Que la cabecera me emociona y casi es lo que más me gusta de todo. Soy así de impresionable.

Que me intriga cómo va a continuar cuando se acaben los libros. ¿Serán capaces las productoras y la cadena de convencerle para que termine de una santa vez todo este tinglao?

Pero sobre todo, que no deberías leerte los libros antes de ver la serie porque ya nada será lo mismo.Edd Stark