Month: June 2013

10. Reseña invitada: Boss by Cruz de Entremadres

BossBoss: corrupción en serie

Para todos los que hemos sido fans del psiquiatra Frasier Krane (Kelsey Grammer) ver ahora su rostro dentro de un personaje radicalmente opuesto, lleno de ambición, despotismo, malicia y todas las “virtudes” que van relacionadas con el poder, choca bastante durante el primer capítulo de “Boss”. Poco después, has olvidado a aquel buenazo finolis que se encargaba de su padre para temer a este oscuro Tom Kane, que no es sino la representación de todos los males de la corrupción política.

Tan acostumbrados estamos ahora a leer en la prensa los casos Nóos, Gurtel, Faisán, las ITV, los ERES, que en esta serie de ficción que emite Canal + en España (en antena actualmente la segunda temporada) no nos deja asombrados ni mucho menos sino que nos sirve de ejemplo pedagógico de cómo funciona de verdad la política: un tira y afloja de favores y rencores con sus consecuentes premios y castigos, donde las necesidades de los ciudadanos no son más que una mera moneda de cambio para que los que manejan los hilos se lucren.

Además de un potente guión y unos personajes atractivos, que se mueven en la ciudad de Chicago, la realización es sobresaliente, con un toque distintivo que le hace destacar: el gusto por los planos cortos en algunas escenas, con la intención de hacer hincapié sutilmente en detalles de los personajes.

El interés (y el consecuente enganche) va “in crescendo”. Nunca sabes con qué maniobras te van a sorprender los guionistas y el final de la primera temporada es de los que te dejan con los ojos como platos deseando comentarlo, porque tiene su miga. Es bastante paradójico disfrutar con una serie como esta en la que vemos los engranajes de cómo somos engañados los ciudadanos por la clase política, en cuyas manos somos marionetas… Marionetas a las que nos gustan las buenas series, y “Boss” sin duda lo es.

He visto la segunda de “Boss”,a la vez que la primera de “House of Cards”, entre otras, un pedazo de serie de la que seguro que habrá una reseña pronto por aquí que lleva la trama política a un escalón superior: Washington . He de reconocer que no veo los telediarios porque si además de la corrupción que me estoy chutando en formato serie me trago la de la realidad, creo que acabaría en la cárcel por intento de homicidio.

“Boss” fue nominada en los Globo de Oro de 2011 como mejor serie de televisión y Kelsey Grammer ganó como mejor actor de serie de televisión.

Cruz es periodista y una de las dos madres de Entremadres, un blog hecho a pachas con Laura, donde ambas se desahogan o reflexionan sobre la maternidad, o nos ilustran con sus historias de amor familiares. Gracias Cruz, ¡yo ésta aún la tengo pendiente!

9. Hannibal, o el carnicero exquisito

HannibalEmpecé  a verlo sin mucha confianza, como quien empieza a ver una de Antena 3 a mediodía. La peli del Silencio de los corderos me gustó pero tampoco soy superfan de las novelas. Pero bueno, me apetecía ver qué aportaba la serie…

Los primeros capítulos son raros y me costó meterme en situación. No entendía cosas, pero creo que no es que sea demasiado corta, que también, sino que tienen elipsis argumentales a propósito. Vamos, que van de listos los guionistas. Además, por impaciente, los vi en versión original sin subtítulos y cuando hablaba el personaje que interpreta a Hannibal me las veía y me las deseaba para entenderle. Vamos, que me lo tragué dos veces para entenderlo del todo. Que algún ilustrado me explique si Hannibal era danés en el original, porque el prota malo lo es.

El caso es que te vas enganchando, a pesar de que, en mi norma, el protagonista (cotilleo, es la pareja de Claire Danes, la prota de Homeland), el profesor y colaborador del FBI que analiza las escenas del crimen poniéndose en el lugar del asesino, me cae fatalmente fatal. Es muy blandengue, me pone nerviosa tanto tembleque y tanto atormentamiento que lleva el muchacho encima, y encima cuando está en pantalla con el tiparrón que hace de Hannibal pierde puntos a porrón. Y es que ese señor es mucho señor! Qué porte, qué prestancia, qué pose, qué mirada, cómo llena la serie cuando él está…

El otro personaje principal, un inmenso (por volumen) Lawrence Fishburne, que para mí siempre será Morfeo haga lo que haga, pues está. Pero no llego a pillarle el aire del todo, sus motivos y tal. Pero creo que está en la línea de la serie, cosas que te ocultan, silencios y fundidos en negro sobre algo que más adelante te traerán para que te quedes así con cara de pringao.

La atmósfera es agobiante, va de menos a más en la violencia explícita, y eso que hay cuerpos desmembrados desde el minuto 1, casi todas las escenas de interior son con las cortinas cerradas, sin ver el sol, con un zumbido de fondo que da cosilla. Que te hueles que va la cosa mal, de todas todas… Y todas las alarmas saltan, ese radar de superespectador de serie cuando ves a Hannibal cocinar, ahí se te ponen los pelos de punta. Y la de platos que se sabe el hombre con casquería, ¡madre mía!

Y sí, según va pasando la temporada, los colmillos se van afilando y vamos viendo más carnaza, nunca mejor dicho. Así que soy muy optimista, al final tendremos escena sangrienta con el danés asegurada. ¡Yupi!