pilotos descartados

Cult cutre-reseña

Los pilotos que no amé

Cult cutre-reseñaHoy voy a contaros algunas series que he empezado a ver y que no continuaré salvo que dejen de programar más series y no tenga otra cosa que hacer. Me pasa como con los libros, si no me gustan al empezarlos, no me fustigo obligándome a terminarlos. Ya tengo bastantes obligaciones pesarosas como para ponerme más. Pues no.

Desde el verano he empezado un porrón de series y estas son las que se han quedado en el camino con más o menos honrilla:

– Cult: mala no, horripilante. Un engendro televisivo que mezcla realidad y ficción en una cutreproducción donde parece que hay muchos malos y pocos buenos. Y los pocos buenos son medio lelos.  Lo que llegué a entender en ese galimatías era algo parecido a una serie, dentro de la serie, sobre un malo, malísimo que dirigía una secta de malos que mataban gente no solo en la tele sino también fuera.  Uno de los incautos que se ha enganchado y que parecía haber descubierto algo sobre el malo desaparece, y es el hermano del protagonista tonto. Así que ya tenemos el lío montado. Insufrible.

Y solo vi el piloto, pero me dio la sensación de que los guionistas habían visto demasido Lost y estaban experimentando con el público las consecuencias de una ingesta inadecuada de series e intraseries.

Cancelada tras 7 episodios. Nadie les llorará. Espero.

– Mimic: pues no es que fuera mala del todo, es que no me enganchó para nada. El piloto nos presenta a un tipo muy normalucho que pone voces e imita a todo quisqui. Todo quisqui conocido y reconocido seguramente por el público anglosajón, porque desde luego yo me quedé igual. Imagino que será como si ven La hora de José Mota en Inglaterra. Ni papa. Y eso que con Little Britain sí que me reí, debe ser que eran más universales los tipos, pero este desde luego, sin ser gags, sino algo más bien sosete, pues como que no…

The Wright Way: ni he podido terminar el piloto. Una comedia de situación sobre un señor inglés que vive con su hermana lesbiana y la novia de esta. Bodrio insoportable. Cancelada en la primera temporada, gracias BBC, dedicaros a cosas mejores como Sherlock por favor, que me muero de ganas de volver a disfrutarla.

Defiance, es una de ciencia ficción, que se desarrolla en un futuro apocalíptico con muchas razas distintas, acción y complot político entre medias. No soy mucho de este tipo de guiones salvo que sean espectaculares y los actores sean la leche. No es el caso. No me interesó la historia de los refugiados con sheriff incluida en Defiance, ni la del protagonista y su hija adoptada extraterrestre, el personaje más interesante para mí. No es que sea mala, y seguramente habrá segunda porque están preparando conexión con videojuegos. Ya lo veremos. Bueno, yo no. Me recuerda un poco al western Hell on wheels, otra que abandoné tras el piloto. No son mi tema.

Back in the game, no es de las peores. Una madre separada que vive junto a su hijo en casa de su padre, un personajo que no veas, y que es, en realidad, el prota de la serie. Con el béisbol como fondo, deporte que me aburre soberanamente, en realidad es una comedia ligerita que se deja ver si no hay otra cosa. Pero como sí que hay, pues fin de la historia.

Continuum,  ciencia ficción, con algo de ciberpunk, que no está del todo mal pero que tampoco me aportó nada nuevo. Un detective de 2077 se encuentra en la tesitura de tener que salvar a la ciudad de New York viajando en el tiempo. Tiene cosas previsibles y un poco lenta. A lo mejor me reengancho en algún momento pero lo más probable es que me pase como con Flashforward, una tomadura de pelo que abusó del recurso que le da nombre tras el tirón de Lost, de la que me desenganché en cuanto vi el percal y que finalmente fue cancelada, provocando la furia de todos los que la seguían para saber qué pasaba al final (básicamente porque el final era de traca)…

Y hay más con las que he aguantado hasta tres capítulos, pero eso será otro día. Por hoy ya vamos servidos de descartes. Y hay muchísima serie por destripar!

 

Advertisements